Este puente colgante cruza el East River y conecta Manhattan desde Canal Street en Chinatown con la avenida Flatbush en Brooklyn. El puente de Manhattan cuenta con nada más y nada menos que 7 carriles para automóviles, 4 vías de tren, un carril bici y una acera peatonal. Así, cada día de la semana pasan por él aproximadamente 450,000 personas.

Manhattan Bridge

Desde el Manhattan Bridge se puede disfrutar una vista genial del Puente de Brooklyn, del skyline de Manhattan y hasta de la Estatua de la Libertad. Para ser sinceros, cruzarlo puede resultar menos agradable que pasear por el Brooklyn Bridge, ya que el metro y los 7 carriles de tráfico rodado lo hacen algo ruidoso, pero, en cualquier caso, nos parece una atracción que, si se dispone de tiempo, merece la pena visitar. ¿Qué os parece, por ejemplo, cruzar el East River por el Puente de Brooklyn y volver a Manhattan por el Manhattan Bridge? Nuestra amiga Sabrina siempre recomienda esta ruta para los amantes del running y, aunque yo soy más de pasear, también me gusta mucho.

Historia del Manhattan Bridge

La construcción del puente Diseñado por Leon Moisseiff (1872-1943) comenzó el 1 de octubre de 1901 y se abrió al público el 31 de diciembre de 1909. Así, el Manhattan Bridge es el más moderno de los tres puentes que conectan Manhattan y Brooklyn, construido después del puente de Brooklyn y del Puente de Williamsburg. Además, la entrada de la zona del extremo de Manhattan es famosa por tener un elaborado portal de piedra, creado por el prestigioso estudio de arquitectos Carrère and Hastings, que también diseñó la fachada principal de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Puente de Manhattan en construcción

Además, el último de los tres grandes puentes sobre el East River de Nueva York fue el primero en ser construido en base a la Teoría de la Deflexión, un planteamiento que sostiene que la estructura inherente a los puentes suspendidos los hace más resistentes de lo que se pensaba anteriormente, por lo que en esta enorme “pasarela” no se utilizaron pesadas armaduras para hacerla más rigida, como se hiciera en el Puente de Williamsburg.

En 2009, en el centenario del puente, la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles lo nombró Patrimonio Historico Nacional de Ingenieria. La placa de bronce que lo declara así, se encuentra situada en el extremo sur, en la entrada de Brooklyn, en la intersección de Jay Street con Sands Street.

Curiosidades sobre el Puente de Manhattan

La sombra sobre Dumbo

Como ya hemos dicho el Manhattan Bridge atraviesa el East River desde Manhattan hasta Brooklyn. Lo que no hemos dicho es que este puente es el responsable de dar nombre a la popular zona conocida como Dumbo. Aunque no lo sepa mucha gente, este sobrenombre, no es más que un acrónimo de “Down Under the Manhattan Bridge Overpass”, que significa, “Bajo el paso elevado de Puente de Manhattan”.

Manhattan Bridge sobre Dumbo

Una de las vías más transitadas de Nueva York

Se calcula que cada día cruzan el puente unas 450,000 personas. La ciudad de Nueva York estima que cada día atraviesan el puente 85.400 vehículos privados con una media de 106.700 pasajeros en total, 4.000 ciclistas y 340.900 personas en tranporte público. Así, en una jornada normal transitan el puente 950 Metros de las líneas B, D, N y Q lo que convierte al transporte público en responsable del 75% de los traslados de personas por este paso elevado.

Envergadura del puente

La largura total de este puente es, en su piso inferior, de 1.761m y, su piso superior, por donde discurri la mayor parte del tráfico, de 1850 metros. Además, cada uno de los cuatro claves que sostienen su estructura mide cerca de 1km de largo.

Deterioro y renovación del Puente de Manhattan

Con los años el puente fue deteriorándose. por lo que a principios de los años 80 se aprobó un programa de renovación que comenzó en el año 1982 y en el se invirtieron 920 milloes de dolares. Gracias a esta obra en el año 2001 se reabrió al público el paseo peatonal que había permanecido cerrado durante 60 años.

Arte en el Metro de Nueva York

Nuestro consejo: Si cogéis las líneas B o Q del Metro en dirección a Manhattan, pasaréis por la estación abandonada de “Myrtle Avenue” donde veréis una instalación de arte llamada Masstransiscope, una especie de zoótropo gigante obra del artísta Bill Brand. Tras la estación de Dekalb, tenéis que situaros a la derecha del tren en la dirección de la marcha y no perder detalles. Para los curiosos que no pueden esperar a verlo, aquí os dejo este video:

¿Te ha gustado este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra política de Cookies

En Loving New York usamos cookies (propias y de terceros) para mejorar tu experiencia de navegación y ofrecerte contenidos adecuados a tus gustos (de acuerdo con la configuración de tu navegador). Si continuas navegando en esta página entenderemos que aceptas estas cookies. Puedes obtener más información sobre nuestra política de cookies leyendo nuestra declaración de protección de datos.

Más información OK
Iniciar sesión registrarse

myNY - tu planificador de viaje para Nueva York

Aquí puedes registrarte en myNY y planear fácilmente tu viaje a Nueva York.
Saber más sobre myNY

¿Olvidaste tu contraseña?

Por favor, introduce tu e-mail para recuperar tu contraseña.

myNY - tu planificador de viaje para Nueva York

Regístrate ahora en myNY, el instrumento gratuito para la planificación de tu viaje, y empieza a organizar tu viaje a Nueva York ya!